sábado, diciembre 3

TODO A CIEN

Si, lo reconozco, soy adicta a las tiendas de los veinte duros o como tambien dice mi pareja, soy adicta a todas esas tiendas de chorraditas, cositas pequeñas y cajitas... por qué?
Creo que ultimamente me siento bastante inestable y noto un vacío en mi interior que... realmente no sé muy bien con qué quiero o puedo rellenarlo... con trabajo??, con manualidades??, con un hobby?? con cariño??...
A veces pienso que podría llenarlo con un hijo (algo muy propio ya para mi edad) que cambiaría mi orden de prioridades y aportaría un sentido a mi vida... Pero no sé si sería justo hacerlo, traer una criatura al mundo con el objetivo de llenar un vacío interior... no sé si quiera si estaría capacitada para cuidarlo...
Pero está claro que no puedo seguir como hasta ahora, he podido comprobar que las pastillas y el alcohol no son buenas compañeras de viaje y que tampoco la soledad lo es.

Cuando tengo un momento de bajón es irremediable, no lo puedo contener, necesito entrar, pasear entre los pasillos y buscar por las estanterías algo que pueda comprar, que pueda calmar a ese monstruo que posée mi vacío...
Qué estampa más triste no? Paseando entre estanterías abarrotadas de productos para la limpieza, tarteras de plástico, desodorantes, pequeñas cajitas de cartón y papanoeles de navidad...

Ahora mismo si estuviera en una serie de televisión, del tipo de Sexo en NY que es a la última que me he enganchado, en un momento de bajón estaría tomando un whisky doble mientras me fumaría un cigarrillo. A diferencia de eso estoy en una cafetería tomándome uno con leche, escuchando música de mi mp3 y sin cigarro, por supuesto! con lo que me ha costado dejar de fumar!! =)
Me hubiera ido de compras a la Quinta Avenida y me hubiera pulido la visa en vestidos y zapatos de Guicci, de Valentino o de Versache... después hubiera quedado con las amigas en un super local del centro de Manhathan para terminar a altas horas de la madrugada la fiesta descontrolada. Sin embargo me conformaré con mi café con leche y con la bolsa de piedras decorativas que hay en mi bolso y que es lo que he terminado comprando en la tienda del Todo a 1€, después llegaré a casa y colocaré amorosamente las piedras en el plato de ducha para darle un estilo zen, que ahora se ha puesto tan de moda.

Tal vez mañana me vuelva a pasar por la tienda del Todo a Cien, que llegan las navidades y hay que poner el árbol, cubrirlo de cintas de espumillón para taparle todos los huecos ... en fin mañana ya será otro dia...

This page is powered by Blogger. Isn't yours?